Néstor Guerra : “La innovación necesita tiempo y recursos”

en El sector/Eventos/Noticias

El mundo se mueve a tal velocidad que los cambios pueden llegar en cualquier momento y por cualquier vía. Por eso es fundamental ser capaz de adaptarse. Néstor Guerra, consultor de innovación, participó en el XXI Congreso de AIFEC con una ponencia sobre innovación y emprendimiento corporativo.

Guerra mantiene que cualquier negocio necesita innovar, pero no solo en el ámbito tecnológico y de mejora del producto, sino también en el organizativo y en el propio modelo de negocio, para adaptarse al mercado y a las necesidades de los clientes. Porque “el modelo de negocio de cualquier compañía caduca –afirma– y eso nos hace tomar decisiones difíciles. Hay empresas que no han sido capaces de adaptarse y han acabado desapareciendo”.

Pero no se trata únicamente de innovar, sino que hay que innovar bien. Para explicar este concepto, Guerra utilizó el ejemplo de Iriduim, la empresa de telefonía satélite que creó una red global de telecomunicaciones pero que quebró porque las antenas de los teléfonos satélite eran muy grandes y los terminales no resultaban cómodos para los usuarios. Aún así, afirmó que “no es un problema estar confundido en innovación, es un problema no darte cuenta de que estás confundido”.

Para evitar problemas finales lo mejor es la experimentación. “A partir de las ideas hay que hacer pruebas para tomar decisiones basándonos en ellas”. En eso se basa el método científico y en eso debe basarse cualquier negocio: “haciendo muchas pruebas reducimos la incertidumbre”.

Para que la innovación tenga buenos resultados, Néstor Guerra propone dedicarle tiempo, recursos humanos y económicos y experimentar. Porque esas pruebas necesitan que el equipo les dedique tiempo. Tiempo para tener ideas, materializarlas, testarlas y crear hipótesis fundamentadas. “Cada experimento que hacemos nos acerca más a un producto que genere valor al cliente”.

Además, añadió, la innovación puede medirse y evaluarse. Para eso necesitamos localizar los indicadores adecuados que nos permitan medir el progreso de nuestro negocio. “A veces medimos de manera correcta cosas que no nos dan la información correcta”.

Interiorizar todos estos conceptos permite fomentar la innovación, teniendo claro que este proceso no da resultados de la noche a la mañana, sino que es una carrera de fondo; que necesita que se cree una cultura de la experimentación y, sobre todo, que la innovación no pasa por azar.