ANFEC apoya la iniciativa de que las etiquetas de los alimentos incluyan información en braille

en El sector

“El otro día iba a tomar un vaso de leche para desayunar. Abrí el cartón y resultó ser caldo de pollo. Parece que esta noche toca sopa”. Así comienza la sevillana Rocío Sánchez su iniciativa de recogida de firmas en la plataforma change.org para que los alimentos incluyan información en braille en sus etiquetas. Rocío es ciega y explica que si se consiguiera, las personas invidentes dejarían de depender en gran medida de otras personas para hacer la compra.

Su intención es que las firmas que está recogiendo lleguen al Parlamento Europeo, para que cree una legislación que haga obligatorio que todos los productos de los supermercados incluyan la información en este sistema de escritura.

“La accesibilidad es un derecho universal. Y el etiquetado en braille, un paso gigante en nuestra calidad de vida”, reivindica Rocío en su petición, que ya ha conseguido más de 52.000 firmas.

Anfec apoya la inclusión de información en braille en las etiquetas de los alimentos, como ya hace la marca de vinos Enate.
Anfec apoya la inclusión de información en braille en las etiquetas de los alimentos, como ya hace la marca de vinos Enate.

La Asociación Nacional de Fabricantes de Etiquetas en Continuo, ANFEC, apoya esta petición. “Todos los ciudadanos tienen derecho a tener acceso a la información de lo que están comprando”, explica José Ramón Benito, presidente de la asociación. Y añade que los alimentos del supermercado pueden seguir el ejemplo del sector farmacéutico, que ya tiene resuelto este asunto.

A día de hoy, explican desde ANFEC, la mayoría de las empresas españolas que se dedican a fabricar etiquetas disponen de la maquinaria necesaria para incluir la información en braille, por lo que la petición de Rocío Sánchez no se enfrenta a trabas tecnológicas.

Lo que sí reconocen es que el precio de estas etiquetas es algo más elevado que el de las que no llevan información en braille, aunque creen que esto no debe suponer un obstáculo. “Hay un incremento en el precio, pero aporta valor tanto al consumidor como al fabricante”, afirma Antonio Lappí, vocal de ANFEC.

A pesar de que en España todavía no hay una ley que obligue a incluir información en braille en las etiquetas, desde ANFEC creen que cada vez hay más concienciación al respecto y afirman que cada vez hay más clientes que lo solicitan.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*